Dolor de espalda

Dolor de espalda

Hay muchas causas que provocan el dolor de espalda, de modo que la prevención y el tratamiento deben ser lo más eficaz posible.

Encontramos episodios en los que puede darse una causa obvia y otros sin una razón aparente. El dolor de espalda, en general, a menudo se remonta a un accidente o trauma, incluso ocurrido hace años. Éste no siempre surge inmediatamente después de una lesión, ya que nuestro cuerpo tiene capacidad para adaptarse a las lesiones y tensiones, pero una vez sobrepasado el límite de adaptación, aparecen las molestias y el dolor (contracturas musculares, lumbálgias, cervicálgias, ciatiálgias, pinzamientos, dolor por sobrecarga, tensiones en articulaciones…)

En el tratamiento liberamos las tensiones de los traumas pasados con el objetivo de aliviar el dolor actual y reducir las posibilidades de recaídas.

Los síntomas comunes asociados al estrés a parte del dolor de espalda son: fatiga, cambios de humor o depresión, trastornos del sueño, dolor de cabeza, problemas menstruales, problemas digestivos y vulnerabilidad a las infecciones debido a un sistema inmune agotado. Muchos de estos problemas mejoran después de un tratamiento osteopático.

Hay ciertos tipos de accidentes que contribuyen al dolor de espalda, que aunque no produjeron dolor en el momento, sí pueden causarlo con el paso del tiempo. Algunas causas pueden ser:

  • Accidentes de tráfico, latigazo cervical
  • Levantar pesos pesados
  • Caidas o lesiones directas
  • El parto
Dolor de espalda

El estrés es uno de los factores que genera problemas en la espalda y en otras áreas.

Share This: